viernes, 31 de diciembre de 2010

Hoy el año y la década se acaba y me gustaría decir un par de cositas antes de que esto ocurra. Muchísimas gracias a la gente que visita el blog y que me apoya con él ya que es algo muy importante para mí (el apoyo y el blog, las dos cosas). Este año ha sido diferente para mí por diferentes hechos que no me apetece nombrar y ese es el motivo por el que he abierto este blog, para distraerme de mis problemas y sentir que valgo para algo (aunque sea una tontería), y hacerlo me relaja. Me gustaría dejar un trocito del discurso para recordar a todas esas personas que ya no están con nosotros y que nos gustaría que estuvieran, como padres, abuelos, hijos (en algún caso) y darle la bienvenida a los nuevos miembros de la familia ya hayan nacido o mismamente se hayan unido.
Les deseo a todos un feliz y próspero año 2011 y que se cumplan todos los deseo, pero ahora les recuerdo ¡CUIDADO CON LAS UVAS!

1 comentario:

  1. Tienes muchisisísimos años por delante para demostrar lo que vales, que yo creo que no es poco.
    Besos.

    ResponderEliminar